Inicio » Escritos Buyus » EL PINTOR Y EL BAMBU

EL PINTOR Y EL BAMBU

Los cuentos e historias Zen, así como las de otras filosofías, tienen escondidas mucha sabiduría, aprovechemos ese conocimiento:

“Un maestro zen tenía un discípulo que estaba aprendiendo pintura y, a través de ésta, por supuesto, meditación.

El discípulo estaba obsesionado con los bambúes:

continuamente estaba dibujando y pintando bambúes. Se dice que el maestro le dijo:

-Si no te transformas en bambú, nada sucederá.

Durante diez años, el discípulo había estado dibujando bambúes. Se había vuelto tan eficiente que podía pintar bambúes aun con los ojos cerrados,

en una noche oscura, y sin luz. Y sus bambúes eran tan perfectos y vivos…

Pero el maestro no lo aprobaba. Decía:

-No. Si no te transformas en bambú, ¿cómo puedes dibujarlo? Sigues separado de él, sigues siendo un observador, sigues siendo espectador.

Así puedes conocer el bambú desde afuera; pero ésa es la periferia, no el alma del bambú. Si no te haces

uno con él, si no te transformas en bambú, ¿cómo puedes conocerlo desde adentro?

Durante diez años se esforzó el discípulo, pero el maestro no lo aprobaba. Entonces, el discípulo se perdió en el bosque, en un bosque de bambúes.

Nada se supo de él por tres años. Después, empezaron a llegar noticias de que se habla transformado en bambú. Ahora, no dibuja.

Vive con los bambúes, está de pie con ellos. El viento sopla, los bambúes danzan: él también danza.

Entonces, el maestro fue a investigar. Y, efectivamente, el discípulo se había transformado en bambú.

El maestro le dijo:

-Ahora, olvida todo eso acerca de ti y el bambú.

El discípulo replicó:

-Pero tú me dijiste que me transformara en bambú y lo hice.

El maestro exclamó:

-Ahora olvida también eso, porque ahora ésta es la única barrera. Bien adentro, en algún punto, aún sigues separado del bambú y pensando que te has transformado

en él. Entonces, todavía no eres un perfecto bambú, ya que un bambú no lo recordaría. Olvídalo.

Durante diez años no se habló sobre los bambúes. Luego, un día, el maestro convocó al discípulo y le dijo:

-Ahora puedes dibujar. Primero te transformaste en bambú; y después lo olvidaste; entonces te transformaste en un bambú tan perfecto que la pintura ya no es

pintura sino crecimiento”.

Mi camino (Osho)

myegoo_bambu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s